FABRICANTE COSMÉTICA A TERCEROS

Inicio > Salud y consejos > Cuerpo y Mente

Cuerpo y Mente

Viernes 13 de Mayo del 2016 0 Cuerpo y Mente

 

La piel es el órgano de mayor volumen en el cuerpo humano, también llamado “sistema tegumentario”, tiene como función aislar y proteger al organismo interno de diferentes agresiones externas, seleccionando qué es dañino para el organismo interno y qué es beneficioso.


Por su parte, el estado de ánimo y los distintos sentimientos que podemos experimentar pueden afectar o favorecer la piel, bajo factores que explicaremos en este post.
Los distintos órganos de nuestro cuerpo se rigen por una serie de procesos fisiológicos que pueden variar cuando estamos pasando por cambios en nuestro estado de ánimo; Por extraño que parezca, el estado de ánimo y las emociones no son precisamente lo mismo, ya que el estado de ánimo suele ser de menor intensidad con sensaciones un poco más difusas que las emociones, además el estado de ánimo por lo general tiene una duración más prolongada que las emociones, ya que estas pueden llegar a ser transitorias.


Estados anímicos que pueden afectar tu piel


La piel es considerada el reflejo de las emociones, es por esto que el estado de ánimo y nuestros sentimientos diarios pueden afectar severamente su apariencia y su bienestar.
Bajo los distintos estados de ánimo que podemos llegar a presentar, se ven afectados directamente los órganos internos, los nervios, la circulación sanguínea, la segregación de hormonas y en consecuencia, nuestra piel, con manifestaciones como pérdida de brillo, nuevas líneas de expresión y arrugas, cambio de semblante, urticaria, acné, sudoración excesiva, resequedad o aumento de la grasa sebácea natural en la piel, alergias, entre otras.
A continuación te presentaremos los distintos estados de ánimo que pueden perjudicar el bienestar de tu piel:


Estrés


Es un estado de cansancio mental, un sentimiento de tensión o presión, causado por una reacción involuntaria del cuerpo para hacer frente a una situación exigente en la vida diaria de cada persona.
El estrés causa múltiples cambios en el funcionamiento normal de nuestro organismo, como puede ser:


• Caída o pérdida del cabello
• Obesidad o adelgazamiento descontrolado
• Depresión
• Falta de sueño
• Padecimientos cardíacos
• Ulceras
• Problemas hepáticos y estomacales


Además, cuando el estés supera los límites fisiológicos puede llegar a presentarse como una patología.
¿Qué puede causar el estrés en la piel?
Una de las maneras más viables que encuentra el estrés para representarse, es en la apariencia de nuestra piel. Si bien, no tardaremos mucho tiempo en notar esos cambios cuando estemos manejando altos niveles de estrés, entre las reacciones del estrés en la piel podemos encontrar:


o Arrugas y líneas de expresión

Aunque no lo creas, el estrés causa enormes arrugas por las constantes expresiones que hacemos al encontrarnos bajo esta situación. Fruncir el ceño es la expresión más común cuando nos encontramos estresados y así mismo, es la arruga más habitual en el rostro de muchas personas.


o Piel opaca

Quizás habrás notado que cuando estás de vacaciones luces mejor que nunca, esto gracias a tu descanso y relajación tanto física como mentalmente, pero de lo contrario cuando nos encontramos bajo situaciones tensas, nuestra piel pierde gran parte de su brillo, tornándose de un color muy opaco y pálido en algunos casos.


o Acné

La producción de cortisona se ve incrementada cuando estamos bajo situaciones estresantes, esto causa un incremento de grasas corporales; por su parte, las glándulas sebáceas comienzan a producir mucho más sebo para la piel, sobre todo del rostro, y en conjunto todo esto causa la rápida producción de granos y espinillas en la piel.


o Caída grave del cabello

En pequeñas partes del cuero cabelludo se puede caer totalmente el pelo, también es llamado alopecia o calvicie. Afecta normalmente a los hombres y en menores casos a mujeres (normalmente mayores de 40 años), el estrés es el principal causante de esta terrible enfermedad.


¿Cómo evitar estos padecimientos?


Principalmente siempre debes procurar mantenerte calmado, sin dejarte llevar por tus emociones e intentando tomar todo con mesura, pero sin afectar tu rendimiento en las actividades diarias que realizas.
Intenta no forzar expresiones o mantenerte con una expresión durante mucho tiempo, ya que como ya sabemos, esto causará una irremediable arruga, además toma suficiente agua durante el día y así ayudarás a tu piel a mantenerse hidratada, y disminuirá la posibilidad de sufrir de arrugas o líneas de expresión marcadas.


Por su parte, el acné puedes evitarlo con una buena higiene en tu piel, sin permitir que distintas impurezas y factores contaminantes del ambiente se encuentren durante mucho tiempo en nuestro rostro. Si la producción de grasa en tu piel es mucha, debes lavarte la cara al menos 3 veces por día, utilizando un jabón ya sea en barra o líquido dependiendo de tu tipo de piel.


Depresión o tristeza


Este estado de ánimo depresivo es muy común cuando estamos atravesando por situaciones difíciles en nuestras vidas y trae consigo distintos cambios y alteraciones en nuestro equilibrio emocional.
La tristeza afecta directamente órganos vitales como el corazón y el cerebro, además causa trastornos de sueño, confusión, adicción a antidepresivos, soledad, entre otras. El estado de ánimo depresivo en una persona, puede llegar a ocasionar muchos problemas en la piel, incluyendo un cambio drástico en la apariencia y el bienestar. Entre algunas de sus consecuencias en la piel encontramos:


o Ojeras
Este es uno de los terribles problemas que surgen en la piel al sufrir de tristeza, ya que a casusa de los trastornos de sueño que pueden presentarse, las ojeras serán mucho más notorias cada vez.
Las ojeras son una coloración, un poco más oscura que nuestra piel, por debajo de los ojos y en este caso también puede presentarse en tonos rojizos o morados. Las ojeras corresponden un problema muy común, pero en las personas con estados anímicos depresivos suele ser más sobresaliente.


o Opacidad o color grisáceo en la piel
Cuando nos encontramos desanimados, automáticamente nuestra piel cambia el tono y comenzamos a adoptar una tonalidad de piel un poco más opaca. Un estudio ha demostrado que el 85% de las afecciones de la piel tienen origen psicosomático, en base a esto, la tristeza afecta la coloración normal de la piel, causando un aspecto descuidado y avejentado.


¿Cómo evitar estas consecuencias?
Principalmente no debemos dejarnos llevar por este sentimiento, ya que es realmente muy destructivo y dañino para las distintas funciones del organismo. Hay una lista de cosas por hacer si te sientes triste o deprimido y así evitarás sufrir las consecuencias de este sentimiento en tu piel:


- Piensa en positivo, siempre habrá un aprendizaje de cada situación
- Cambia de rutina, haz algo diferente
- Vive el presente
- Acepta los cambios y a las personas tal y como son
- Ejercítate, medita
- Ayuda personas necesitadas
- Adopta una nueva mascota
- Conversa con un amigo
- Despierta temprano, aprovecha todo el día
- Aprende algo nuevo


Por sencillo que parezca, estos tips pueden ayudarte a superar la tristeza o la depresión y así, mantendremos nuestra piel libre de los problemas que puedan presentarse en consecuencia. ¡Ánimo! Hazlo por ti y por el bienestar de tu piel.


Miedo o inseguridad


Este es el sentimiento que nos invade cuando estamos pasando por una situación de peligro, donde se libera adrenalina la cual ralentiza y reduce la circulación de la sangre. Es natural tener miedo en algunas ocasiones, pero debemos tratar de tranquilizarnos y respirar profundo ante la situación.
El miedo en la piel tiene reacciones negativas como:


o Palidez
Por el decaimiento en la rapidez de nuestra circulación natural, podemos presentar síntomas como labios descoloridos, ojos hundidos, ojeras más pronunciadas y una tonalidad de piel más blanquecina de lo común.


o Pelos de punta o piloerección
Cuando tenemos miedo, estamos emocionados, enamorados, tenemos frío o experimentamos una nueva sensación, los diminutos músculos que están en la base capilar se contraen y lograr que cada uno de los pequeños vellos que recubren la piel se levanten, causando una sensación un poco incomoda en el resto del cuerpo.


¿Cómo sobrellevar estas reacciones?


El miedo y la inseguridad es una emoción espontánea en nuestro organismo, es involuntaria es decir, no podemos evitarla. Sin embargo, la mejor manera de evadir estas reacciones en la piel ante el miedo, es tomando la situación con calma y pensando en qué hacer para enfrentarnos o (en un peor caso) escapar de eso que tanto nos asusta.


Irritabilidad o molestia frecuente


Durante el transcurso de nuestros días podemos experimentar situaciones en las cuales nos sintamos irritados o molestos por alguna razón en específico, esto es un estado mental desagradable que causa reacciones negativas en distintas partes de nuestro cuerpo, como pueden ser:


- Desarrollo de patologías cardíacas
- Envejecimiento prematuro
- Crecimiento de canas
- Deterioro en las paredes arteriales
- Caída del cabello
- Dolor constante de cabeza
- Mayor vulnerabilidad a distintas enfermedades


Estar enojados es un estado de ánimo pasajero y no debe convertirse en un hábito, este sentimiento no debe sobrepasar los límites naturales ya que de ser así, vendrían muchísimos problemas en el organismo como lo antes nombrados y otras reacciones que tienen relación con la piel, como pueden ser:


o Enrojecimiento en el rostro y otras zonas del cuerpo
Cuando nos enojamos, nuestro sistema circulatorio se activa y empieza a funcionar mucho más rápido, esto causa una coloración roja en el tono normal de nuestra piel, así como también, puede causar picores momentáneos y distintas lesiones a partir de esto.


o Dermatitis atópica
Es una patología que causa inflamación y comezón en la piel, además de resequedad y lesiones graves, esto puede ser causado por tensiones emocionales, el clima e incluso alergias a algunas comidas.
En el caso del enojo o la molestia, ocurre cuando la persona ha pasado durante mucho tiempo distintas períodos de enojo, hasta llegar a experimentar reacciones graves como patologías cardíacas, caída de cabello y dermatitis atópica.


o Caída del cabello o aparición de canas
Las canas son comunes en las personas mayores, pero en algunos casos las canas pueden darse precozmente cuando se trata de personas que siempre permanecen enojadas o manejan altos niveles de molestia a diario. Así mismo, la caída del cabello es otra de las consecuencias de este estado de ánimo, existe algunos casos en los cuales puede surgir alopecia o calvicie.


o Líneas de expresión
Pasa exactamente igual que con el estrés, al fruncir el ceño y hacer diferentes expresiones faciales permanentes, la piel se arruga y formará nuevas líneas de expresión.

Estados anímicos que pueden beneficiar tu piel


Así como los estados de ánimo negativos afectan directamente el estado de la piel, los estados anímicos positivos, de calma y felicidad influyen con distintos beneficios para la piel. Dependiendo de qué estado de ánimo experimentemos, habrá distintas ventajas de las cuales quizás no sepamos aún.


Felicidad


Ese estado anímico que todos buscamos sentir en algún momento, bajo este sentimiento liberamos 3 hormonas principales como lo son la serotonina, la endorfina y la dopamina, que en conjunto causan distintas reacciones favorables para la piel y el resto del cuerpo, como pueden ser:


 Estado de bienestar
 Retrasan el envejecimiento
 Mejor humor
 Reducen la posibilidad de sufrir algunas enfermedades cardíacas
 Regulación del sueño


¿Y en la piel?


Al sentirnos felices, automáticamente luciremos más radiantes, a su vez la piel empieza a mejorar la producción de distintos factores que colaboran con la hidratación y nutrición. Además, la segregación de estas hormonas ayuda directamente al sistema inmunológico con sus distintas funciones, es así como aleja de principio a fin, enfermedades como dermatitis, urticaria, abscesos o celulitis, entre otras.
Energía y calma


Al estar concentrados y manteniendo nuestra mente ocupada en actividades productivas, nos sentiremos seguros, contentos, tranquilos e incluso sociables, con ánimo de crear nuevas relaciones. Esta energía tiene consecuencias muy positivas en la piel, como lo son:


Reducción de ojeras
Mejillas rojas naturales
Mayor producción de colágeno, lo que reduce las posibilidades de sufrir arrugas o líneas de expresión
Piel tersa


Por estas razones, debemos permanecer de buen ánimo la mayor parte de nuestro tiempo, ya que las reacciones negativas afectan de manera directa a la piel y el resto del organismo.

Javier Martín

Operations Manager



COMENTARIOS
Aún no hay comentarios.
Sé el primero en hacerlo...
Nueva Opinión
Avisadme cuando otros usuarios escriban más comentarios